La Gloria Máxima

Hugo Montivero, periodista especializado en Básquet y socio de nuestro Círculo, escribió sobre uno de los mayores logros del deporte cordobés del último tiempo.

La historia comenzó un 6 de Noviembre de 2021 cuando Instituto, en el Estadio Ángel Sandrín, festejaba su primer triunfo ante el último campeón: San Lorenzo. Desde ahí cimentó lo que sería la gloria máxima, coronándose campeón por primera vez en la historia de la Liga Nacional de Basquetbol.
Cuando las cuatro patas de la mesa trabajan mancomunadamente, se logran objetivos: dirigencia, cuerpo técnico, jugadores y el hincha, ese personaje sufrido que está en las malas, pero cuando llegan las buenas infla el pecho y alienta a más no rabiar (bien merecido que lo tiene).
Instituto comandado por Lucas Victoriano consiguió armar un verdadero equipo, donde cada uno sabe el rol que debe cumplir, a pesar de los contratiempos, como Covid-19, lesiones y recambios, se manejó de forma adecuada con la ayuda de las jóvenes promesas del club, que de un día para el otro tuvieron que crecer de golpe y salir a la cancha a defender los colores.
Y en el medio, el 30 de noviembre, lo que sería la antesala del premio mayor, que fue coronarse en casa en el Súper 20 venciendo a Gimnasia Comodoro y ante su gente.

Lucas Victoriano en el triunfo de Instituto Vs Boca Juniors – 03/12/2021

Hacia el final del camino

Pero el equipo de Alta Córdoba no se quedó solamente con eso, si no que continuó en su búsqueda de algo mayo, con esfuerzo, compromiso, sacrificio y el empeño que contribuía a lo que sería el sueño dorado. Fueron superando las fases de playoff hasta que se encontraron en la final ante el duro Quimsa: el equipo más fuerte de la temporada, de mayor presupuesto de la Liga y para males, con desventaja de localía.
El panorama era complejo, pero la clave era ganar sí o sí uno de los partidos de visitante, lo que logró en el segundo encuentro, para empardar la serie final ganando en tierra santiagueña por 91 a 84. Cuando parecía que todo se volvía cuesta arriba, por perder el tercer partido de local y obligado a ganar el cuarto partido el tablero final marcaba un 96 a 91, para que la serie quedara empatada en 2 y se definiera todo en el Estadio Ciudad Santiago del Estero.

El 13 de junio quedará para siempre en la historia de Instituto en particular y del deporte cordobés en general, porque en una final infartante por el rival de fuste, se hizo el “trabajo perfecto” que manifestó su técnico. Y la alegría, la emoción y el grito de triunfo se hizo eco en el estadio y dio riendas sueltas a este grupo de jugadores y cuerpo técnico en entrar en la gloria e historia de la Liga Nacional y del básquet argentino.
Un coach ganador, el primero en obtener el título como jugador y D.T.; un equipo con puntos altos y otros actores que sabían lo que debían hacer cuando les tocara ingresar; una dirigencia que no tuvo problemas en estar al lado del equipo para que no le faltase nada, para que lo único que tuvieran que hacer fuera defender los colores del Club, para que el final fuese más que feliz. Para llevar a Instituto a la Gloria Máxima.

¡Salud, Instituto! ¡Salud, campeones y que se vaya por mas Gloria!

La gente siempre acompañando, como en el triunfo Vs Boca Juniors – 03/12/2021

Texto: Hugo Montivero – SOcio N° 14
Edición y fotos: Juan José Coronell – Socio N°112