Talleres terminó la fase de grupo con un triunfo en Chile.

Pese a estar clasificado el conjunto “Matador” logró una victoria frente a la Universidad Católica y espera rival en 8vos.

Si bien el segundo lugar ya estaba asegurado antes de jugar, los dirigidos por Caixinha habían tomado este último compromiso del semestre como motivacional para lo que viene: cerrar de la mejor manera el mes de mayo, para encarar junio con todas las energías posibles.
El encuentro comenzó disputado, con un equipo chileno decidido a atacar, pero con más ganas que juego, por lo que el partido fue un tanto desprolijo. Además, los locales debían quedarse con los tres puntos para no depender de un resultado en Brasil, aunque finalmente Sporting Cristal cayó ante el Fla.
La primera del partido la tuvo Matías Esquivel, a los 15 minutos. Recibió sólo por derecha y, sin posibilidad de pase, enganchó entre dos hombres de la Católica y remató de zurda, alto y al costado derecho; para que el arquero Pérez se luzca tirándola por encima del travesaño.
Pero tres más tarde, el equipo chileno reaccionó y generó una de real peligro, a las espaldas de Enzo Díaz, uno de los delanteros chilenos desbordó y centró, pero Matías Catalán desvió el remate que tenía destino de gol para enviarla al tiro de esquina.
En 27, Matías Esquivel tuvo el primero del partido a través de un contragolpe mal ejecutado: condujo más de 20 metros, pasó a dos hombres, e intento hacer lo mismo con el arquero, pero sin éxito. A su derecha tenía a Girotti libre para el remate.
El partido fue parejo en sus primeros 45 minutos y, a falta de cinco, Católica tuvo un mano a mano que tapo Herrera, para mantener el cero en el arco.

Foto: Prensa Talleres

El complemento arrancó con un equipo local yendo al ataque y un Talleres, bien parado, pero esperando los embates del equipo que necesitaba asegurar su participación en Copa Sudamericana.Pero tres más tarde, el equipo chileno reaccionó y generó una de real peligro, a las espaldas de Enzo Díaz, uno de los delanteros chilenos desbordó y centró, pero Matías Catalán desvió el remate que tenía destino de gol para enviarla al tiro de esquina.
En 27, Matías Esquivel tuvo el primero del partido a través de un contragolpe mal ejecutado: condujo más de 20 metros, pasó a dos hombres, e intento hacer lo mismo con el arquero, pero sin éxito. A su derecha tenía a Girotti libre para el remate.
El partido fue parejo en sus primeros 45 minutos y, a falta de cinco, Católica tuvo un mano a mano que tapo Herrera, para mantener el cero en el arco.
El complemento arrancó con un equipo local yendo al ataque y un Talleres, bien parado, pero esperando los embates del equipo que necesitaba asegurar su participación en Copa Sudamericana.
Las insinuaciones fueron para los chilenos, pero a los 62, Matías Esquivel recibió afuera del área y remató abajo, al palo más lejano del arquero, que se estiró sin efecto para ver cómo la pelota se metía para el 1 a 0 Albiazul.
Quizás, en el mejor momento del conjunto trasandino, los de Caixinha se pusieron en ventaja con una situación aislada que lo tuvo al Chino como protagonista.
Luego, el partido continuó en la misma tesitura: con un Talleres más replegado, esperando alguna posibilidad de contragolpe, y un equipo Chileno buscando a través de centros lo que no había conseguido desde el juego. Sin embargo, Guido Herrera se vistió de figura cuando le tocó intervenir y resguardó la valla invicta por segundo partido consecutivo, y por cuarto partido en la Copa.

Redacción: Socio Axel Tello.